Medicina Actual

 

Sida

 

Tratamiento y prevención de la sinusitis

Es fantástico vivir al lado del mar, pudiendo respirar así un aire completamente limpio, desgraciadamente esto es un lujo que la mayoría no podemos disfrutar. Las sinusitis y la vida en la ciudad comienza a ser reconocido como un problema importante para la salud. Cualquiera puede apercibir los efectos nocivos de la polución en la nariz y bronquios, especialmente cuando los niveles son altos. La polución (smog) es una mezcla de productos que incluyen entre otros dióxido de azufre, monóxido de carbono, ozono y restos de hollín. Existen muchos estudios científicos que demuestran el efecto nocivo para la salud que tienen éstas sustancias, tanto individualmente como conjuntamente, siendo en este último caso su efecto mucho más perjudicial. Además en recientes estudios, ha podido evidenciarse que el resto de las partículas presentes en la polución y que se pensaban inicialmente que eran inertes, resulta que tambien pueden ser perjudiciales. ¿Qué podemos hacer?.

Todos no nos podemos ir a Cancún o la Paz. Ha podido comprobarse científicamente, que las personas sometidas experimentalmente en cámaras especiales a altas concentraciones ambientales de dióxido de azufre y otros contaminantes, sufren mas infecciones respiratorias. El mecanismo principal parece ser que estos contaminantes enlentecen el funcionamiento normal de los cilios de la nariz. Los cilios son unas proyecciones minúsculas (como pelos) que se encuentran en la mucosa de las vías respiratorias y que a manera de remos golpean en condiciones normales a una frecuencia de 16 veces por segundo. Su función es barrer de la nariz y de los bronquios las bacterias y otras partículas arrastrándolas hacia la faringe para que allí sean deglutidas. Por tanto los cilios resultan ser un mecanismo de defensa muy importante contra las infecciones a nivel de la nariz, senos y bronquios. El movimiento de los cilios puede verse disminuido por la acción del tabaco, resfriados, falta de ejercicio, bebidas frías y la mayoría de los antihistamínicos. Por el contrario incrementan el funcionamiento ciliar el té caliente, las sopas de pollo, los rociadores e irrigadores nasales salinos y la ausencia de resfriados.

Una alternativa para evitar el deterioro del funcionamiento ciliar, es la realización de lavados nasales y sinusales cada vez que volvemos del trabajo. Estos los podemos realizar con una sonda nasal acoplada al WaterPik, eliminado así eficazmente todos los agentes nocivos acumulados a lo largo del día. En realidad es una medida de higiene más (como el lavarse las manos), que no solamente elimina la suciedad acumulada en la nariz y senos, sino que además sirve para restaurar el movimiento ciliar, ya de por sí alterado por todos los agentes químicos respirador a lo largo del día. Algo tambien de mucha utilidad sería llevar mascarillas que cubran la nariz y boca los días de mucha contaminación. El problema es que esto resulta embarazoso, especialmente si es uno solo el que lo hace.

Desde hace muchos años estoy insistiendo a las compañías de mascarillas para que promocionen el "día de la mascarilla". La idea es habituar a la población para que utilice las mascarillas los días de contaminación alta y/o cuando estén resfriados para evitar contagiar a los demás. En el caso de los niños, sería útil el fomentar el uso de rociadores salinos durante los días de mucha contaminación. El problema es que los preparados comerciales de soluciones salinas contienen preservativos que pueden ser irritantes para la nariz del niño y además las botellas son demasiado grandes. En este sentido la mejor alternativa es usar una botella pequeña a la cual usted pueda añadir una solución salina preparada en su casa. Esta solución guardada en un sitio fresco se conserva bien hasta 7 días. Además a la botellita le puede pegar una pegatina de Mickey o Batman para que el niño se sienta más tranquilo. Si el niño comienza con una sinusitis y este es muy pequeño, pregunte a su doctor sobre la posibilidad de realizarle lavados nasales con una jeringa acoplada a una oliva nasal. El niño debe mantenerse tumbado sobre le regazo de la madre y con la cabeza situada entre las rodillas del padre, situándola un poco más baja que los hombros. Entonces se llena ambas lados de la nariz con la solución salina, para a continuación extraerla suavemente y de esa manera ir eliminando el pus. La operación debe repetirse hasta que la solución salina salga completamente limpia. Si de ésta manera podemos conseguir reducir el contenido de bacterias a la mitad, está claro que vamos a facilitar su curación. En niños más mayores (a partir de 5 años) podemos utilizar para eliminar el pus con más eficacia la sonda nasal acoplada al WaterPik. En este caso se añade en el recipiente del WaterPik 800 ml de agua tibia y una cucharadita de postre de sal de mesa. El dispositivo se ajusta para que salga un chorro con muy poca presión y se aplica firmemente en la fosa nasal. El agua entra así por una fosa nasal y sale por la otra sacando fuera el pus. Una ventaja es que el chorro del WaterPik es pulsátil, lo cual favorece no solo un mejor desprendimiento de las secreciones, sino también un mejoramiento del funcionamiento de los cilios. Para los pacientes ancianos, la mejor solución los días de alta contaminación, es la de quedarse en casa con las ventanas bien cerradas y si tienen que conducir que no olviden cerrar las ventanillas para reducir de esta manera la inhalación de partículas. Las enfermedades alérgicas están aumentado mucho.

Los estornudos son un mecanismo natural para eliminar el exceso de polvo cuando nos encontramos en ambientes muy cargados, el problema es que los pacientes alérgicos presentan episodios intensos de estornudos incluso ante cantidades mínimas. Es importante recordar que cuando uno está peor de sus síntomas nasales de alergia, su termostato natural no funciona adecuadamente. En esta situación ante una disminución brusca de temperatura, por ejemplo al salir de la cama, la nariz responde estornudando excesivamente para aumentar la temperatura corporal. En esto casos una solución natural, puede ser el beber rutinariamente una taza de té bien caliente (termo) antes de levantarse, ésto puede ser de ayuda por ejemplo para los pacientes con fiebre del heno durante los meses de polinización. Durante el periodo de síntomas (por ejem. primavera-otoño) deben de evitarse las bebidas frías y tambien las especias (mostaza etc). Estas últimas agravan los estornudos en los pacientes alérgicos, no porque sean necesariamente alérgicos a ellas, sino por que éstas facilitan la liberación de sustancias que resultan ser irritantes para las narices muy sensibles. Si embargo fuera del periodo de síntomas (estación) la nariz está menos sensible y es probable que ni con la mostaza, perfumes o chili caliente tenga mayores problemas.

Si quiere más información puede visitar nuestra página web donde encontrará mas recomendaciones no solamente para la rinitis sino también para la prevención del asma.

Murray Grossan, M.D.
Cedars Sinai Medical Center
Los Angeles, California U.S.A.


 

med@redmedica.com.mx  

Publicación por intermex©1997.
Diseño porRediseño©1997.