El Nacimiento

 

Preparándose para el feliz día.

Cuando se acerca el nacimiento, el útero se asienta gradualmente hacia abajo y hacia adelante, es entonces cuando se inicia el trabajo de parto. Puede sentir el inicio de suaves contracciones irregulares: son los músculos del útero que comienzan a empujar al bebé hacia la vagina para propiciar su nacimiento.

Lo aconsejable es mantenerse tranquila y no tomar medicamentos o alimentos condimentados o pesados. Es muy recomendable tomar un baño tibio de regadera y también procurar vaciar el intestino.

Al hacerse las contracciones más frecuentes es el momento de avisar a su médico.

Otra señal de que el trabajo de parto ha empezado, es una pequeña cantidad de flujo sanguinolento o líquido que sale por la vagina.

La labor del parto en las madres primerizas dura entre seis y ocho horas en promedio, sin embargo hay grandes variaciones en una mujer a otra.

La primera etapa del parto es la dilatación del cuello de la matriz para permitir el paso de la cabecita del bebé. Mientras esto ocurre las contracciones se intensifican gradualmente. Si las membranas amnióticas no se han roto por sí solas, cuando el cuello de la matriz se haya expandido alrededor de 5 cm., el médico las romperá quirúrgicamente.

Una vez completamente dilatado el cuello de la matriz, sigue la segunda etapa del nacimiento. Usted descansará sobre su espalda con las piernas separadas. Las contracciones ahora pueden ser cada 2 o 3 minutos y lentamente, con cada contracción, va saliendo la cabecita del bebé con la cara hacia abajo, si se trata de un parto normal.

Gradualmente la cabecita gira, así como los hombros, el abdomen y las piernas del bebé salen rápidamente. En ese momento ha nacido su hijo.... ¡a dado a luz!.

La tercera parte del parto es la expulsión de la placenta, el cordón umbilical se liga y se corta separando así al bebé del cuerpo de la madre.

El pediatra ayuda al recién nacido a respirar limpiando sus secreciones y favoreciendo la entrada de aire a los pulmones para el establecimiento de una adecuada función del corazón. Hace un examen rápido de sus reflejos, del color, del tono muscular y de su esfuerzo para respirar. Al minuto y a los cinco minutos de nacido le califica de acuerdo a una tabla conocida como Apgar la que tiene importancia recordar. Una buena calificación será de 7 a 10.

Después el bebé se pesa, se mide la talla y la cabeza, se le aplica una solución antiséptica en los ojos para evitar infecciones y se le administra vitamina k para prevenir el sangrado. La enfermera se encarga de limpiarlo y bañarlo para iniciar los primeros días de su vida junto a su madre.

Este artículo escapa del alcance de la gran información gráfica disponible.

 

Pagina AnteriorPagina Principal
Revisión: 13-Dic-2005
Dr. Guillermo Franco